, 26 de junio de 2016

Síguenos en:


7ene

Nuevos usos y más mercados para la cebada, objetivo de un proyecto de la Fundación Aula Dei


  • Compártelo en Digg
  • Añádelo a del.icio.us
  • Menéalo
  • Facebook
  • Twitter
  • Envíalo por correo electrónico

La Fundación Aula Dei, junto con las empresas Semillas Batlle y Molendum Ingredients, trabaja en un proyecto para desarrollar y validar nuevas variedades de cebada y derivados. El mercado actual demanda alimentos más sanos con ingredientes naturales y que además aproveche sus propiedades tecnológicas. El proyecto CEBALIMENT, es estratégico para todo el sector cerealista porque pretende un vuelco en la producción de cebada, pasando de una producción destina a alimentación animal y producción de cerveza, a otra producción de alta calidad y diversidad de productos destinada al consumo humano. Esto permitirá abrirse a diversos mercados.

El proyecto CEBALIMENT plantea una actuación global, desde la optimización de la selección genética de las variedades de cebada como la caracterización y selección de éstas en base a parámetros agronómicos y ambientales, también contenidos nutricionales y la calidad y funcionalidad del uso final (capacidad panificable, semolera o de otros ingredientes), teniendo siempre en cuenta los estándares de seguridad alimentaria.

La cebada es, en estos momentos, el cuarto cereal en importancia en el mundo después del maíz, el trigo y el arroz. En España, es el cultivo con mayor número de hectáreas sembradas debido a su gran adaptación a suelos, agua, temperatura, fotoperiodo y altitud. Además, tiene poco gluten y presenta unas excelentes propiedades funcionales que pueden ser muy atractivas a la hora de elaborar nuevos alimentos. En estos momentos se está potenciando su uso para ensaladas, cereales de desayuno o en productos de panadería y pastelería. También al poseer unas propiedades tecnológicas interesantes se puede usar posteriormente en la industria agroalimentaria para gelatinas, aerogels para farmacia o envueltas anti fúngicas.

Junto a la Estación Experimental de Aula Dei, el investigador científico del CSIC, Luis Cistué Sola, y las dos empresas, colabora también el panadero y periodista Iban Yarza. Se trata de un gran divulgador del pan a través de blogs, redes sociales y es autor de varios libros sobre la materia.