Sábado, 01 de noviembre de 2014

Síguenos en:


26oct

La química está presente en el mundo de la música y del arte


  • Compártelo en Digg
  • Añádelo a del.icio.us
  • Menéalo
  • Facebook
  • Twitter
  • Envíalo por correo electrónico

Santiago Álvarez, catedrático e investigador en la Universidad de Barcelona, ha investigado la relación existente entre música y química.

La relación de la química y la música es como la de una extraña pareja, que aunque aparentemente no tenga puntos en común, los tiene. Así lo cree y así lo ha investigado el químico español Santiago Álvarez, catedrático del Departamento de Química Inorgánica y científico del Instituto de Química Teórica Computacional de la Universidad de Barcelona.

Álvarez asegura que la química es una de las ciencias básicas con una relación más indirecta con la música. Pero en la historia “podemos ver químicos que a la vez han sido también músicos y  también músicos  que han tenido interés por la química”.

Al mismo tiempo ha sido frecuente el mecenazgo entre la industria química-farmacéutica y la música. Fomentando, con esa donación de fondos, la creación de escuelas de música o la formación de artistas.

Este catedrático aunó sus dos pasiones, la música y la química, detallando cómo se interrelacionan en una conferencia que tuvo lugar el pasado jueves en la Facultad de Ciencias de la  Universidad de Zaragoza, con motivo de la celebración del Año Internacional de la Química.

Este catedrático se remontó a los siglos XVI, XVII y XVIII, cuando los alquimistas, en el ejercicio de su trabajo, buscaban la perfección de los metales en oro y consideraban que antes de transmutar los metales debían purificar su alma. “Debían purificarse, prepararse mediante oración y música”. Un ensayo científico recoge esto, en Anales de Química es la revista de la Real Sociedad Española de Química.

En muchas composiciones musicales también están presentes los cuatro elementos químicos: plomo, oro, plata y estaño. Estos son los que mayor presencia tienen, significativamente por delante del carbono, nitrógeno, hidrógeno….  Así lo ha cuantificado este investigador de la Universidad de Barcelona que ha analizado estadísticamente, a partir de los títulos disponibles en una cibertienda musical, cómo la química inspira en obras musicales.

El Grupo Mecano, en una de sus conocidas canciones, en "Aire", empleó elementos químicos con oxígeno, nitrógeno y argón.

Este investigador, que considera que “siempre los elementos químicos han sido empleados para describir sentimientos en composiciones”, ha comprobado que la plata y el oro son los elementos más citados, en obras clásicas de compositores como Bach o Wagner, o bien de grupos de pop-rock como Beatles, The Rolling Stones,  o cantantes como Bob Dylan, Sting o Elvis Presley.

Otros elementos, como el hierro aparecen  en creaciones musicales de grupos de rock, y otros como el oxígeno están relacionados con el amor o la falta de éste. Hay grupos nacionales en su día tan conocidos como Mecano, que en la canción “Aire”, mezclan elementos, “oxígeno, nitrógeno y argón”.

Los resultados de esta investigación han sido publicados en la revista New Journal of Chemistry, así como en Anales de la Real Sociedad Española de Química y el Boletín Galego de Química.

Otro ejemplo de la relación entre música y química sería la canción del escarizado cantautor Jorge Drexler, en su canción “Todo se transforma”, basada en la ley del químico francés Lavoisier (siglo XVIII), centrada en la conservación de la masa y la energía, “que dice que nada se crea, nada se destruye, todo se transforma”.

La cultura del siglo XXI es tanto humanista como científica, según considera este experto, “los humanistas no pueden dejar de lado la ciencia, y los científicos tampoco pueden prescindir de lo humano”.  Con esta filosofía, desde la Universidad de Barcelona se organiza congresos internacionales “Not strictly chemical”, con este título siguen la filosofía de no centrarse estrictamente en química, sino abarcar diferentes miradas como la de artistas musicales, pintores, escultores, poetas, químicos, cineastas, escritores…

Este congreso, organizado el Departamento de Química Inorgánica y científico de esta universidad surge ante algo que este catedrático venía observando: “que la gente joven tiene inquietudes hacia la música, deporte, pintura… Todos tienen algo que les gusta, pero tienen miedo a expresar sus conocimientos sobre ello, al no considerarse expertos en esa rama de la ciencia. No se sienten autorizados, para expresarlo públicamente”.

Pero la realidad, según explica Santiago Álvarez es que si un químico habla sobre pintura, puede tener una mirada distinta, podrá por ejemplo, “conocer a través de los pigmentos de pintura, datos de la obra como la fecha de creación”.

Rosa Castro