Viernes, 24 de marzo de 2017

Síguenos en:


10feb

Investigadores del ICMA, INA y la Universidad alemana de Ulm desarrollan un revolucionario filtro para purificar líquido en zonas sin acceso al agua potable


  • Compártelo en Digg
  • Añádelo a del.icio.us
  • Menéalo
  • Facebook
  • Twitter
  • Envíalo por correo electrónico

Investigadores del ICMA, INA y la Universidad alemana de Ulm desarrollan un revolucionario filtro útil para purificar líquido en zonas sin acceso al
agua potable, catástrofes y emergencias. El dispositivo puede funcionar sin electricidad y eliminar de una sola vez diferentes microbios, hormonas, materiales pesados y componentes radiactivos que contaminan el agua y causan graves infecciones.

Aunque se han conseguido notables avances en los últimos años, según la Organización Mundial de la Salud más de 700 millones de personas en el mundo no tienen acceso directo al agua potable, con porcentajes que superan la mitad de la población en algunos países del África subsahariana. En otros muchos casos, la ausencia de redes e infraestructura de saneamiento provoca constantes problemas de contaminación de las aguas que se traducen en proliferación de enfermedades y elevada mortalidad.
En este contexto, la investigación desarrollada por un grupo de científicos del Instituto de Ciencia de Materiales de Aragón –centro mixto entre el CSIC y la Universidad de Zaragoza-, del Instituto de Nanociencia de Aragón de la misma institución académica y de la Universidad de Ulm en Alemania cobra un gran valor, porque han diseñado un filtro para agua que elimina microbios, farmacéuticos persistentes, materiales pesados e incluso elementos radiactivos. Entre ellos, tal y como se ha comprobado en los experimentos que se han llevado a cabo, metales tóxicos como el níquel, cobre, cromo, cobalto o la bacteria E.coli, frecuente causa de infecciones.

Entre las principales ventajas de estos dispositivos basados en componentes moleculares y compuestos multifuncionales destacan dos: no necesitan electricidad para funcionar y permiten eliminar diferentes partículas de una sola vez y con un solo filtro, cuando anteriormente había que utilizar varios conjuntamente para que cada uno retuviera un tipo de sustancia.
Los nuevos filtros pueden adaptarse a las características del agua a purificar, pudiendo variar a nivel molecular sus tres componentes para cada situación, si por ejemplo hay una mayor concentración de microbios y menor de materiales pesados, etc. Además, son idóneos para potabilizar cantidades pequeñas de agua durante emergencias o catástrofes naturales donde no hay infraestructuras o el suministro eléctrico es deficiente, lo que suele ocurrir en los países en vías de desarrollo.

En estos momentos, el equipo investigador mantiene conversaciones con empresas especializadas en tratamiento de agua para llevar a cabo pruebas
a mayor escala y comercialización. El trabajo ha sido publicado en la edición internacional de la prestigiosa revista sobre química Angewandte
Chemie.