Sábado, 28 de mayo de 2016

Síguenos en:


17jul

Investigadores aragoneses estudian bacteriosis para evitar daños en frutales


  • Compártelo en Digg
  • Añádelo a del.icio.us
  • Menéalo
  • Facebook
  • Twitter
  • Envíalo por correo electrónico

Síntomas de fuego bacteriano (Erwinia amylovora) en un peral. Foto: CSCV.

Desde el año 2002, la línea de Bacteriología de la Unidad de Sanidad Vegetal (USV) del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) viene trabajando, en colaboración con el Centro de Sanidad y Certificación Vegetal (CSCV) del Gobierno de Aragón, en diversos proyectos de investigación nacionales e internacionales sobre dos nuevas bacteriosis que causan daños en frutales de pepita y de hueso, cultivos de gran importancia económica en Aragón.

Estas nuevas bacteriosis que estudian desde el CITA y el CSCV son Erwinia amylovora y Xanthomonas arboricola pv. pruni. Ambas bacterias están consideradas como organismos nocivos de cuarentena en la Unión Europea (UE) y contempladas en la legislación fitosanitaria específica.

La investigadora Ana Palacio-Bielsa, perteneciente a esta unidad científica especializada del CITA explica en este artículo la importancia de esta investigación centrada en la creciente importancia de nuevas bacteriosis que afectan a los principales cultivos, debida al comercio de material vegetal de reproducción, que facilita el traslado de las bacterias fitopatógenas desde países en los que éstas son endémicas a nuevas áreas.

La problemática de estas bacteriosis se ve agravada por su gran facilidad de dispersión y por la inexistencia de tratamientos curativos. Resulta indispensable adoptar medidas preventivas para su control, evitando la introducción de la enfermedad o, en su caso, eliminando rápidamente las plantas afectadas, al objeto de erradicar o reducir al máximo la dispersión de las bacterias. Por tanto, un control eficaz requiere la utilización de técnicas suficientemente sensibles que permitan una detección precoz de estos patógenos, incluso en plantas que todavía no muestran síntomas de la enfermedad.

Síntomas de la bacteriosis Xanthomonas arboricola pv. pruni en el melocotón. Foto: CSCV

El fuego bacteriano, causado por la bacteria E. amylovora, es una de las enfermedades más graves que afectan a frutales de pepita de gran interés económico, como son peral y manzano, para los que Aragón representa la segunda Comunidad Autónoma por superficie cultivada en nuestro país.

Los daños ocasionados son considerables, ya que E. amylovora puede destruir en poco tiempo plantaciones enteras de las variedades más sensibles. Además, la presencia de la enfermedad en una zona supone importantes restricciones legales para la producción de las especies huéspedes destinadas a la plantación (viveros). En Aragón, se detectó por primera vez en frutales en el año 2000. Aunque este primer foco fue erradicado, la enfermedad ha sido nuevamente identificada en otras zonas en 2011 y 2012, por lo que actualmente constituye una grave amenaza para nuestros cultivos.

Al igual que otras bacterias, las cepas de E. amylovora pueden albergar varios plásmidos, es decir, ADN extracromosómico relacionado con diversos aspectos de la biología de la bacteria, como la patogenicidad, virulencia, interacción con el hospedador, etc. Hasta hace poco se consideraba que el denominado plásmido pEA29 era universal en todas las cepas patógenas de E. amylovora, pero recientemente se han identificado cepas que no lo poseen. Además, se ha identificado un nuevo plásmido, pEI70, en cepas de 11 países europeos con una prevalencia variable, de modo que su presencia puede proporcionar información acerca de la biogeografía de este patógeno.

El estudio de las cepas aragonesas ha revelado que aquellas pertenecientes al primer foco detectado contienen únicamente pEA29, mientras en los focos identificados posteriormente se han encontrado cepas que contienen además pEI70. Ello que sugiere que se habría producido más de una introducción de la bacteria en los focos estudiados y, por tanto, la existencia de distintas fuentes de inóculo. Este tipo de análisis no solo constituye el primer estudio existente de la distribución de pEI70 en poblaciones naturales de E. amylovora, sino que además proporciona información de la historia del fuego bacteriano en Aragón.

Síntomas de Xanthomonas arboricola pv. pruni en almendra. Foto: CSCV.

Otra bacteria fitopatógena, X. arboricola pv. pruni, es el agente causal de la mancha bacteriana del almendro y frutales de hueso, como son melocotón, nectarino, cerezo, ciruelo y albaricoquero. La calidad de los frutos se ve afectada por las lesiones necróticas producidas por esta bacteria, pudiendo llegar a imposibilitar su comercialización. Este patógeno se identificó por primera vez en Aragón en 2008, en plantaciones de melocotonero y almendro.

La importancia de ambos cultivos queda patente en los datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente del año 2011, puesto que Aragón representa la segunda Comunidad Autónoma por superficie cultivada de melocotonero, y la cuarta de almendro. Cabe destacar que España es el primer productor de almendra de la UE y el segundo a nivel mundial.

La línea de Bacteriología de la USV del CITA ha desarrollado recientemente un nuevo protocolo de PCR a tiempo real con una sonda TaqMan para el diagnóstico y detección de X. arboricola pv. pruni. Mediante esta técnica se pueden obtener resultados rápidos (en tres horas) y con un alto grado de sensibilidad y fiabilidad. Además, permite detectar y cuantificar las poblaciones de la bacteria en plantas infectadas incluso antes de que éstas manifiesten síntomas, lo cual supone un gran avance en el control de la enfermedad y confiere a esta técnica una especial utilidad para los programas de certificación y conservación de germoplasma.

Autora artículo: Ana Palacio-Bielsa. Investigadora en Unidad de Sanidad Vegetal del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA).