Martes, 28 de marzo de 2017

Síguenos en:


13dic

Interés de empresas españolas en el proyecto XtremeD, que lidera el ICMA


  • Compártelo en Digg
  • Añádelo a del.icio.us
  • Menéalo
  • Facebook
  • Twitter
  • Envíalo por correo electrónico

La Sala de Grados de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Zaragoza ha acogido una jornada organizada por el Instituto de Ciencia de Materiales de Aragón (ICMA, mixto entre el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC, y la Universidad de Zaragoza) para dar a conocer a las empresas e instituciones españolas el proyecto XtremeD, que lidera para construir un nuevo difractómetro de neutrones en las instalaciones del Instituto Laue-Langevin (ILL) de Grenoble, en Francia.
Las empresas, llegadas de cinco comunidades autónomas, han podido conocer de la mano del ICMA, del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) y de los propios responsables del complejo científico de Grenoble
–actualmente la mayor fuente de producción de neutrones del mundo- qué oportunidades de colaboración brinda este
proyecto de construcción de instrumental científico avanzado.

En palabras del director del ICMA, Javier Campo, “es una oportunidad que permite a nuestras empresas acceder a
una gran instalación científica, darse a conocer, licitar y hacerse con importantes paquetes de trabajo en la
construcción de instrumentos que van a servir para estudiar la materia en condiciones extremas y avanzar en el
conocimiento de cuestiones como el cambio climático“.

XtremeD se enmarca en los acuerdos de colaboración suscritos por el Gobierno de España y el ILL y en el programa de modernización ENDURANCE del centro francés. El objetivo del ICMA, que lidera la iniciativa tras hacerse con un contrato de 3,3 millones de euros, es que la mayor parte de la fabricación de los equipos y componentes pueda hacerse en España, de ahí sesiones como la que hoy ha tenido lugar en Zaragoza.

Este proyecto, en el que ya han mostrado interés también otras instituciones de investigación europeas, amplía notablemente las posibilidades del ILL -que aporta la mayor parte de los fondos- y corrobora la destacada posición internacional del ICMA en la investigación con técnicas neutrónicas, toda vez que va a crear y liderar un segundo instrumento que dará servicio a la comunidad científica internacional. Hay que recordar que el ICMA ya tiene hace tiempo otro equipo (D1B, un difractómetro de polvo) operativo en Grenoble que da servicio para toda España.

El nuevo instrumento estará operativo a finales de 2020 y será instalado durante la parada de larga duración que se realizará el ILL de Grenoble a lo largo de ese año. Es el ICMA quien coordina técnica y científicamente todo el proceso.

El nuevo difractómetro de neutrones permitirá abordar investigaciones de amplio calado sobre, por ejemplo, los hielos planetarios y su influencia en el cambio climático; las implicaciones del ciclo del agua en la corteza y manto terrestres; aplicaciones de química molecular en farmacia, agricultura o medicina; química verde (sin contaminantes); materiales para la energía o materiales magnéticos.

Los haces de neutrones tienen unas capacidades únicas para estudiar el comportamiento de la materia en condiciones extremas, como demuestran los nuevos proyectos de instrumentación que al respecto se están desarrollando en diferentes partes del mundo. Conocer la respuesta de la materia sometida a alta presión, un campo en el que los científicos españoles tienen amplia experiencia, es esencial para entender las propiedades de los sólidos. Combinar estas condiciones con campos magnéticos y con otros parámetros como altas o bajas temperaturas abre nuevas vías al estudio de las propiedades de la materia condensada y es algo que puede hacerse únicamente en dos instalaciones de Estados Unidos y Japón, a las que se sumará la de Grenoble cuando esté funcionando gracias al trabajo del ICMA en colaboración con lostécnicos del ILL.