Viernes, 24 de marzo de 2017

Síguenos en:


13sep

Gran interés por el cultivo de almendro y de pistacho, en las jornadas organizadas por la UIMP en Huesca


  • Compártelo en Digg
  • Añádelo a del.icio.us
  • Menéalo
  • Facebook
  • Twitter
  • Envíalo por correo electrónico

El interés creciente por el cultivo del almendro –apoyado en nuevas técnicas que lo han modificado notablemente y en un aumento de la rentabilidad de este producto– y la introducción del pistacho en el campo español centraronn un encuentro que se celebró, los días 6 y 7 de septiembre, en el Campus de Huesca y en diversas explotaciones agrarias. Destacados ponentes –investigadores y profesionales del sector–, procedentes de todo el país, participan en estas jornadas que tuvieron que cerrar la inscripción al completarse las 300 plazas ofertadas.

Joaquín Olona, consejero Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, inauguró estas jornadas, junto al vicerrector de la Universidad de Zaragoza, José Domingo Dueñas, y Alfredo Serreta, director de la UIMP-Pirineos, organizadora de las mismas, 6 de septiembre, en la Escuela Politécnica Superior (carretera de Cuarte, s/n, Huesca). Les acompañarán en la mesa el director de este centro dedicado a los estudios agrarios y medioambientales, Luis Pardos, y el profesor del mismo y coordinador del encuentro, José Casanova.

Los cultivos de almendro y pistacho han captado la atención de los agricultores durante los últimos años, planteándose como alternativa a otros más tradicionales. Ello se produce por aspectos como el precio del producto, el desarrollo de modelos de cultivo mecanizados y otros factores agronómicos y comerciales.

Así, señala el profesor oscense José Casanova, el almendro, del que España es tercera productora mundial, tras Estados Unidos y Australia, vive un importante incremento de precio por el desarrollo de nuevos mercados, entre otras razones, que ha venido acompañado por reducciones en los costes de producción a partir de la extensión de nuevas técnicas y manejos de las explotaciones. La evolución de la poda y de otras labores, la introducción de variedades de floración más tardía, menos afectadas por las heladas, el cultivo en regadío o la plantación de más árboles por hectárea hacen que el almendro, vaya dejando se ser una producto complementario –como lo es para muchos agricultores– y la concepción de su producción se asemeje a la de otros frutales. Estos cambios suponen, en palabras de algunos de los ponentes de! las jornadas, una “revolución” en este cultivo.

Con una orientación parecida en su cultivo, señala, se ha introducido ya el pistacho, en determinadas regiones españolas. Este fruto seco procedente de Oriente Medio –Irán es su principal productor–, se ha implantado con éxito en zonas cálidas de otros países, por su resistencia a la sequía. La necesidad de un manejo particular o la tardanza en que las explotaciones entren en producción son algunas de las dificultades que plantea, que, como explicarán los ponentes de las jornadas, están tratándose de contrarrestar con nuevas prácticas que podrían convertirlo en alternativa a otros cultivos.

Las I Jornadas del Almendro y el Pistacho pretenden responder a las dudas y consultas que generan en los agricultores las novedades planteadas en los últimos años en torno a estos cultivos que se desarrollan en un entorno más tecnificado. Dar a conocer las técnicas que se han introducido y las condiciones en que pueden ser aplicadas, y analizar la situación actual y futura del producto forman parte de sus objetivos.