Lunes, 29 de mayo de 2017

Síguenos en:


15abr

El ITA presentó en Berlín novedades del “Emotracker”


  • Compártelo en Digg
  • Añádelo a del.icio.us
  • Menéalo
  • Facebook
  • Twitter
  • Envíalo por correo electrónico

Isabelle Hupont, ingeniera de la División de Tecnologías Multimedia del Instituto Tecnológico de Aragón (ITA), acudió hasta Berlín (Alemania), invitada por 7th Qualinet General Meeting, red de excelencia europea, para ofrecer una charla sobre “affective crowdsourcing”, que consiste en recolectar datos afectivos de los usuarios desde sus casas, mientras están conectados a internet, y no en un laboratorio, como se hace hasta ahora.

Isabelle Hupont trabaja con el Emotracker, una novedosa y avanzada herramienta, altamente visual, que permite relacionar dinámicamente información sobre la mirada del usuario, su estado afectivo y los contenidos de una aplicación o servicio. “La hemos desarrollado con la finalidad de ir más allá de las tradicionales técnicas de eyetracking, indicando no sólo dónde mira el usuario sino también con qué emoción. Desde un punto de vista técnico, mezcla tecnologías de eye tracking, affective computing y algoritmos de visión por computador para extraer información emocional de las expresiones faciales del usuario y obtener representaciones gráficas avanzadas del afecto humano”, explica.

¿Cómo funciona el Emotracker?
Tras un breve proceso de calibración, el usuario puede interactuar con diferentes tipos de contenidos: películas, video clips, imágenes, páginas webs o aplicaciones. Emotracker es capaz de extraer la siguiente información acerca de la interacción:

•datos sobre la navegación del usuario (interacción con los contenidos)
•logs con patrones de fijación visual
•video facial del usuario
•logs emocionales.
Toda esta información es recopilada por la herramienta para construir reportes visuales en forma de “mapas de calor emocionales” y “rutas sacádicas emocionales”. Los “mapas de calor emocionales” son una representación directa no filtrada de los datos visuales del usuario (de ambos ojos), aumentada con la posibilidad de trabajar con “capas emocionales”.

Cada “capa emocional” representa los datos visuales asociados a una emoción básica concreta (alegría, tristeza, aversión, enfado, sorpresa, miedo o neutra), de forma que cuando una “capa emocional” específica está seleccionada, únicamente la información visual asociada a dicha emoción es dibujada con su color correspondiente. Si todas las “capas emocionales” están seleccionadas simultáneamente, la información visual se pinta con el color de la emoción básica dominante en cada instante temporal. Este tipo de representación es particularmente útil cuando queremos comprobar que nuestros contenidos han despertado una emoción concreta (incluso aunque no sea la dominante).

Las “rutas sacádicas emocionales” son una representación dinámica y filtrada de la información que muestra la trayectoria formada por los diversos puntos de fijación visual: un punto de fijación es un punto en el cual el usuario ha detenido su mirada durante un mínimo de tiempo (en milisegundos, configurable).
Emotracker resulta una herramienta novedosa e interesante para disciplinas de muy diferentes naturalezas, con aplicaciones como por ejemplo:

•Usabilidad. Los factores afectivos son esenciales para determinar la calidad de experiencia final percibida por nuestros usuarios.
•Psicología. Emotracker ofrece enormes posibilidades para analizar el comportamiento de personas con autismo o trastornos por déficit de atención.
•Marketing y arte. La herramienta permite medir el impacto emocional y visual en el usuario de anuncios publicitarios, videos musicales, obras de arte, etc.
•Desarrollo de aplicaciones y servicios adaptativos afectivos. Las aplicaciones y servicios pueden ser adaptados en tiempo real, en función del estado emocional y los patrones de fijación visual de los usuarios.

Isabelle Hupont expuso en su intervención que, en resumen, su investigación ha alcanzado “la fase del Emotracker llevado a la web, de modo que un usuario que está con su portátil en casa viendo un video puede ser “emotrackeado” sin necesidad de que se venga a nuestro laboratorio en el ITA, por ejemplo. ¿Ventajas? Llegar a millones de usuarios internacionales en poco tiempo (de Europa, EEUU, India, … de cualquier parte, siempre que esté conectada a internet)”.