Viernes, 28 de abril de 2017

Síguenos en:


18jul

El Centro de Ciencias de Benasque prosigue su prestigioso recorrido científico


  • Compártelo en Digg
  • Añádelo a del.icio.us
  • Menéalo
  • Facebook
  • Twitter
  • Envíalo por correo electrónico

En la imagen, los nuevos miembros del patronato del Centro de Ciencias de Benasque, el pasado 12 de julio día de la sesión de toma de posesión y anuncio de apoyo financiero para este centro.

El Centro de Ciencias de Benasque “Pedro Pascual” (CCBPP) sitúa a Aragón en el mapa científico internacional. Desde su nacimiento en 2005 se ha convertido en un lugar de referencia internacional de la investigación, igualándose en prestigio al estadounidense Aspen Center for Physics y al francés Ecole de Physique des Houches y prosiguiendo su actividad futura: acogerá más de 30 congresos de alta especialización en los próximos dos años.

A pesar de este prestigioso recorrido y de convertirse en instrumento de promoción de la investigación científica, con encuentros internacionales donde han pasado una quincena de Premios Nobel y destacados figuras científicas, las tijeras de la crisis presupuestaria hicieron temer su continuidad desde 2011, porque a pesar del apoyo del Gobierno de Aragón y de la Universidad de Zaragoza, las subvenciones de instituciones privadas se suprimieron y también las de actual Ministerio de Economía y Competitividad, que a principios de este año anunciaba que dejaría definitivamente de dotar el presupuesto anual que aseguraba la sostenibilidad de este centro científico.

“Saltaron las alarmas y estábamos en una situación dramática”, según explica el director científico de este centro y catedrático de Física Teórica de la Universidad de Zaragoza, Manuel Asorey. Pero desde la semana pasada, el 12 de julio, las noticias son esperanzadoras y aseguran la viabilidad del centro hasta el año 2014. El Ministerio de Economía y Competitividad anunció que va aportar el 50% del presupuesto anual de este centro, a lo que se une el ininterrumpido apoyo institucional de la Universidad de Zaragoza y el Gobierno de Aragón.

Esta noticia sobre la seguridad de continuidad del CCBPP hasta el 2014 se acordó el pasado 12 de julio, tras acuerdo de los nuevos miembros del patronato durante la sesión de toma de posesión. En dicha reunión participaron el vicerrector de Política Científica de la Universidad de Zaragoza, Luis Miguel García Vinuesa; el director general de Investigación Científica y Técnica del Ministerio de Economía y Competitividad, Juan María Vázquez Rojas, y María Carmen Peña, también del ministerio; el director general de Innovación del Gobierno de Aragón, Miguel Ángel García Muro; la alcaldesa de Benasque, María Luz Gabás Ariño, Manuel Mora, parlamentario y concejal del consistorio benasqués. Además, estuvieron presentes, el director gerente del centro, José Ignacio Latorre, y el director científico, y catedrático de Física Teórica de la Universidad de Zaragoza, Manuel Asorey.

“Es una buena noticia, en estos tiempos donde la realidad es que todos los gobiernos de instituciones han sufrido recortes”, explica Asorey, que detalla que la otra parte del presupuesto se cubrirá con la autofinanciación, a través de congresos y otras iniciativas.

Esta decisión de apoyo financiero del Patronato de la Fundación que gestiona este centro, -entre cuyos miembros se incluye Ministerio, Gobierno de Aragón y Universidad de Zaragoza-, asegurará que sigan celebrándose en Benasque encuentros internacionales de máximo nivel científico en los meses de verano (junio-julio-agosto-septiembre) y alguna semana en invierno.

Estos encuentros no se limitan a simples reuniones científicas, este centro es “un sitio para trabajar”, para que los científicos más relevantes en un campo de investigación configuren grupos de discusión y generen futuras sinergias.

Además de la excelencia científica, este centro busca visibilizar la ciencia española en el contexto internacional, fomentando la participación de los más destacados equipos de investigación nacional en estas reuniones internacionales.

“Esta iniciativa es un tesoro, no se puede calcular el gran valor intangible y repercusión internacional que supone este centro científico”, señala Manuel Asorey, que asegura que también supone un negocio, ya que por cada “un euro invertido se multiplica por tres la ganancia”.

Esto se explica porque este centro no sólo logra atraer a los científicos más relevantes del mundo, también consigue que en los cuatro meses de principal actividad y el resto del año se alcancen cerca de 8.700 pernoctaciones anuales en la localidad, lo que ayuda a la reactivación económica de la zona.

Rosa Castro