Lunes, 27 de marzo de 2017

Síguenos en:


18ene

Aplicaciones electrónicas para reducir accidentes de tráfico


  • Compártelo en Digg
  • Añádelo a del.icio.us
  • Menéalo
  • Facebook
  • Twitter
  • Envíalo por correo electrónico

En la imagen, investigadores del campus de Teruel, centrados en Ingeniería Informática y de Comunicaciones para mejora de Seguridad Vial. A la derecha, Francisco Martínez Domínguez.

La incidencia de accidentes en España disminuyó el año pasado, un 9,1%, el menor porcentaje de los últimos años. Las estadísticas oficiales ofrecen datos de siniestralidad de un panorama nada halagüeño: cerca de 250 personas mueren o resultan heridas cada día en accidentes, que tienen lugar casi siempre en las carreteras. Las víctimas son conductores o pasajeros de vehículos, pero también hay casos de peatones, que son atropellados cuando transitaban por calles o en algún cruce de carretera.

Esta realidad es el punto de partida o motor que impulsa el trabajo de investigadores de áreas como Ingeniería Mecánica e Informática y Comunicaciones, centrados en incorporar avances en materiales o aplicaciones que den como resultado vehículos más seguros o “vehículos inteligentes”, que puedan adelantarnos peligros próximos como que nos vamos a encontrar un atasco a 2 kilómetros o una zona de poca visibilidad por la niebla.

Desde la Escuela Universitaria Politécnica de Teruel, el Grupo de Redes de Computadores de Teruel (GRCT) trabaja desde hace tres años en aplicaciones electrónicas que permitan prevenir y reducir los accidentes de tráfico, estando en colaboración con otros grupos de investigación y aplicando sus desarrollos en empresas locales o multinacionales. La prevención es el objetivo básico, puesto que se pretende llegar a “0 muertes en carretera”, como asegura el responsable de este equipo, Francisco Martínez Domínguez, que también apunta como “primordial” atender el momento de un accidente, mejorando los recursos asistenciales que garanticen la atención temprana y precisa a los heridos, evitando así un desenlace fatal.

De ahí que desde este grupo se esté trabajando en cómo los vehículos envueltos en un accidente podrán enviar información importante no sólo a otros vehículos cercanos, sino también a una Unidad de Control Inteligente gracias a las comunicaciones V2I. “Una vez que la Unidad de Control reciba toda esa información, la procesará, estimará la severidad del accidente y canalizará esa información a los servicios de emergencia apropiados. De esa forma se podrá prevenir los choques en cadena, se reducirá el tiempo de rescate, lo que aumentará la posibilidad de supervivencia de los heridos, y se optimizará la cantidad de recursos necesarios para el rescate”, asegura este investigador de la Universidad de Zaragoza en el campus de Teruel.

Este esquema refleja cómo los vehículos envueltos en un accidente podrán enviar información importante no sólo a otros vehículos cercanos (V2V), sino también a una Unidad de Control Inteligente gracias a las comunicaciones V2I

Las investigaciones de este grupo se centran en la “seguridad integrada”, en el desarrollo de otro tipo de electrónica que permitan la comunicación entre los vehículos, “que nos avise de peligros próximos” o bien que acelere el rescate, una vez hay un accidente.

Con el deseo de trabajar conjuntamente con otros grupos y centros tecnológicos, este grupo ha organizado el próximo viernes, en Teruel, la jornada “Investigación y desarrollo en la industria del motor en España. El papel de Aragón“. En ella intervendrán grupos de investigación de referencia nacional e internacional en Seguridad Vial, como (VEHIVIAL) dirigido por Juan José Alba, del Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A). El Parque Tecnológico Motorland de Teruel también participará en esta jornada, que estará abierta para estudiantes universitarios y de Formación Profesional, así como profesionales relacionados con Ingeniería, diseño y Comunicaciones.

Rosa Castro