Sábado, 27 de mayo de 2017

Síguenos en:


5abr

Josefina Castellví: cuarenta años dedicados a la investigación marina


  • Compártelo en Digg
  • Añádelo a del.icio.us
  • Menéalo
  • Facebook
  • Twitter
  • Envíalo por correo electrónico

“”No se puede amar lo que no se conoce. La belleza  de los fondos marinos no se ve y eso es peligroso. Las personas no la conocen y no harán por cuidarla”", según Josefina Castellví, oceanógrafa y ex jefa de la Base Antártica española Juan Carlos I.

Esta bióloga marina mostró la semana pasada en Zaragoza, en el ciclo de “”Conversaciones en la Aljafería”", su enorme potencial para la divulgación científica y cómo su amor por el estudio de los fondos marinos ha marcado cuarenta años de actividad. Ahora se encuentra jubilada, pero sigue acudiendo a conferencias, y participando en cualquier programa que tenga el objetivo de trasmitir la ciencia a la sociedad y evitar que se tomen decisiones equivocadas.

“”Es muy importante la investigación básica, porque genera conocimiento. Antes de tocar la naturaleza es preciso conocerla. Si no conocemos un ecosistema, el hombre puede cometer auténticos disparates. En la Antártida, por ejemplo, gracias a los espesores de hielo de 4 metros, están registrados todos los cambios climáticos, que se pueden clasificar y saber a qué época corresponden. Así, los modelos matemáticos del modelo climático actual se extraen de la Antártida”", explicó Castellví, en su intervención en este ciclo, organizado por Miguel Carreras, coordinador del programa Ciencia Viva. (En la imagen, en el centro, J.Castellví, junto a profesores de Ciencia Viva)

Primera oceanógrafa española

Esta  Premio Nacional -Suiza de Medio Ambiente ha desempeñado su trabajo como investigadora en el Instituto de Ciencias del Mar del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y posteriormente ocupando cargos de responsabilidad en política y gestión científica.

En la Aljafería,  fue entrevistada por el decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Zaragoza, Antonio Elipe, con la moderación del periodista y coordinador de I+DEAR, Miguel Ángel Ordovás. Explicó al público cómo se convirtió en la primera mujer oceanógrafa española, en una época, los años 60, cuando no se permitía siquiera subir a los barcos a mujeres investigadoras, al creer que no podrían desempeñar las mismas labores que los hombres en la toma de muestras. Su vocación consiguió romper todas estas barreras. Y tuvo que irse a Francia a doctorarse en Biología Marina, al no existir en ese tiempo esa especialidad en España.

La aventura antártica

Años más tarde la vida le llevaría a la gran aventura de ir a la Antártida, gracias a la persistencia del científico Antonio Ballester, que logró que desde España viajarán tres investigadores, entre ellos Castellví, a “”ese paraíso para científicos”".  Así, consiguieron, tras varios años de aguantar la enorme dureza de las temperaturas y la falta de medios, que en 1987, España ante el Tratado Antártico, les apoyará en constituir una base científica. Se nombró a Josefina Castellví como la jefa de la base, bautizada como Juan Carlos I, con capacidad de acoger a una docena de investigadores.

“”Cuando se me pregunta cuál era mi labor como jefa de la base, digo que era responsable de todo, porque el objetivo es poder vivir en la Antártida. Hay que hacer que los investigadores estén bien. Si había que pintar, arreglar tuberías, cocinar, lo hacía. Algunas personas no llevan bien la soledad, la incomunicación y allí te sientes en el final del mundo. Es importante pasarlo bien, que el trabajo no sea duro y las personas no deseen que las vengan a buscar”", explicó esta mujer enérgica y con enorme pasión por su trabajo.

En su intervención, lanzó un mensaje de ánimo a los jóvenes que deseen dedicarse a la investigación, “”yo les diría que es apasionante, y que sigan adelante. Cada uno tiene que procurar que su trabajo le entusiasme. Y eso de que la investigación es para mentes privilegiadas, es una mentira como una casa”", aseguró. También remarcó  el mal uso del agua, “”me preocupa la incultura del agua, estamos tirando agua, en lugar de ahorrar, cada vez hay más consumo”".

Rosa Castro