Martes, 23 de diciembre de 2014

Síguenos en:


25ene

Cómo administrar el agua en las zonas de cultivo


  • Compártelo en Digg
  • Añádelo a del.icio.us
  • Menéalo
  • Facebook
  • Twitter
  • Envíalo por correo electrónico

Mucho se ha dicho sobre el agua y el regadío de Aragón, pero en la discusión social a menudo se echan a faltar datos y perspectivas de futuro. Nuestro grupo de investigación trabaja para mejorar el conocimiento de nuestros regadíos y cuantificar sus problemas, y para aportar soluciones técnicas que superen la situación actual y permitan tener en el futuro un medio agrario rentable y respetuoso con el medio ambiente. Nuestra línea de investigación se puede dividir en los siguientes apartados:

1. Determinación de las necesidades de agua de los cultivos

El consumo de agua de los cultivos se denomina evapotranspiración, ya que esta agua se transpira desde los tejidos vegetales y se evapora desde la superficie del suelo. Las necesidades de agua de los cultivos se calculan como la diferencia entre la evapotranspiración y la lluvia útil. Para determinar la evapotranspiración de un cultivo usamos lisímetros de pesada. Estos aparatos constan de una maceta a modo de contenedor de suelo de 6 m2 de superficie y unos 15.000 kilos de peso, en el que se desarrollan los cultivos. La evapotranspiración en un periodo de tiempo se mide por diferencia de peso en este contenedor. Nuestro grupo trabaja con los dos únicos instrumentos de este tipo que hay en Aragón. Puesto que no sería posible tener lisímetros en todas las zonas regables, se han desarrollado ecuaciones predictivas de la evapotranspiración utilizando variables meteorológicas como la temperatura del aire, la radiación solar, la humedad relativa y la velocidad del viento. Con ayuda de estas ecuaciones confeccionamos mapas de necesidades de riego y recomendaciones de riego para los agricultores.

2. Evaluación de riegos

En Aragón se encuentran los tres tipos de sistemas de riego que existen en la actualidad: el riego por gravedad, el riego por aspersión y el riego por goteo. En nuestro grupo hemos prestado atención hasta la fecha a los dos primeros, midiendo en el campo la eficiencia del riego. En el riego por gravedad hemos puesto en evidencia el ahorro de agua que se consigue al utilizar la nivelación láser. En el riego por aspersión, hemos analizado el efecto del viento, que produce pérdidas de agua por evaporación y por arrastre. Estas pérdidas pueden llegar al 50 % del agua de riego en condiciones extremas. Las pérdidas son mayores en coberturas que en pivots, y muy superiores cuando se riega de día que cuando se riega de noche. Por otro lado, el viento hace que la distribución del agua sea muy irregular, lo que hace que en unas zonas del campo sobre agua mientras en otras la sequía hace disminuir el rendimiento de los cultivos

3. Desarrollo de modelos informáticos de los sistemas de riego

Las evaluaciones de riego son costosas en muchos aspectos, por lo que no es posible hacer muchas. Para conocer cómo se usa el agua en una zona regable amplia, a partir de un número reducido de evaluaciones de riego, usamos modelos informáticos del riego por gravedad y del riego por aspersión. Estos modelos usan como datos de partida las características del sistema de riego, de la parcela, del suelo y del riego para predecir la eficiencia del riego. Desarrollando y usando estos modelos, hemos analizado zonas regables en las que hemos elaborado mapas de la eficiencia de riego actual y en distintos escenarios de modernización.. Estos mapas sirven para identificar las zonas en las que el riego tiene una eficiencia aceptable y aquellas en las que el uso de agua es excesivo. Hemos puesto estos mapas a disposición de los agricultores para que conozcan la situación actual de sus regadíos y lo que deben hacer para mejorarlos.

4. Desarrollo de programas de gestión de comunidades de regantes

Los agricultores de una zona regable se agrupan en comunidades de regantes para gestionar las redes de riego. La comunidad de regantes es la responsable de estas infraestructuras, y entre sus cometidos está el fomento del buen uso del agua. Hemos desarrollado un programa de ordenador (el programa Ador) para ayudar a las comunidades en sus tareas de gestión del agua, de las infraestructuras y de la administración. El programa está basado en los principios de la norma ISO 9000, particularmente en el de trazabilidad. El uso de este programa de gestión (que ya se emplea en 50.000 ha, sobre todo en Riegos del Alto Aragón y en Bardenas) permite a las comunidades de regantes conocer dónde y para qué se usa cada metro cúbico de agua que entra en la comunidad. Una de las características más innovadoras del programa es que incorpora un sistema de información geográfica para gestionar visualmente la comunidad.

5. Agronomía de cultivos de regadío

El regadío es una herramienta de la producción agraria. Por ello, investigamos las relaciones entre la dosis de riego y la producción de los cultivos. Esto nos permite conocer el efecto de una sequía sobre el rendimiento, o determinar el efecto de la variabilidad espacial de la aplicación del agua de riego (por ejemplo en riego por aspersión con cierzo) sobre la producción final. En otros casos, trabajamos sobre cultivos específicos, como el arroz. Nuestros trabajos se encaminan a caracterizar y disminuir el uso del agua en el arroz en cultivo inundado, y en desarrollar técnicas de cultivo para el riego por aspersión del arroz.

Nuestros trabajos de investigación se desarrollan en estrecha colaboración con los regantes aragoneses. Como se ha comentado, esta colaboración se articula frecuentemente a través de sus comunidades de regantes. En el año 2001 el Gobierno de Aragón creó la Oficina del Regante, una iniciativa cofinanciada con fondos FEDER, localizada en el Servicio de Investigación Agroalimentaria, que sirve como vehículo de transferencia de los desarrollos en materia de regadíos del Laboratorio de Agronomía y Medio Ambiente. En su página web se recoge nuestra oferta tecnológica. Sin embargo, en ocasiones nuestra investigación supera el marco de la agricultura aragonesa y española. Así, por ejemplo, parte de nuestras actividades se centran en la cooperación internacional con países de Latinoamérica y del Magreb.

Referencias

Dechmi, F., Playán, E., Faci, J. M., and Bercero, A. “Uniformidad de los sistemas de riego por aspersión en el polígono de la Loma de Quinto (Zaragoza).” XVIII Congreso Nacional de Riegos, Huelva.

Faci, J. M., and Playán, E. (2001). “La oficina del regante, una herramienta para asesorar al regadío aragonés.” Surcos de Aragón, 76, 38-40.

Martínez-Cob, A., Faci, J. M., and Bercero, A. (1998). Evapotranspiración y necesidades de riego de los principales cultivos en las comarcas de Aragón, Institución Fernando el Católico, Zaragoza.

Playán, E., Faci, J. M., Martínez-Cob, A., Aragüés, R., Quílez, D., Cavero, J., Beltrán, A., Isidoro, D., Lecina, S., Causapé, J., Dechmi, F., and Mantero, I. (2002). “Mejora del uso del agua y de la sostenibilidad medioambiental en comunidades de regantes: el caso de la comunidad V de Bardenas.” Gobierno de Aragón, Zaragoza.

Equipo de trabajo

Los miembros del Laboratorio de Agronomía y Medio Ambiente más directamente relacionados con los trabajos aquí presentados son:

Investigadores de Plantilla

José Cavero, Departamento de Genética y Producción Vegetal, Estación Experimental de Aula Dei, CSIC.

José María Faci, Unidad de Suelos y Riegos. Servicio de Investigación Agroalimentaria. Diputación General de Aragón.

Antonio Martínez-Cob, Departamento de Genética y Producción Vegetal, Estación Experimental de Aula Dei, CSIC.

Enrique Playán, Departamento de Genética y Producción Vegetal, Estación Experimental de Aula Dei, CSIC.

Becarios de investigación y estudiantes de proyectos fin de carrera

Olga Blanco

Farida Dechmi

Sergio Lecina

Olga Pérez

David Tolosa

Personal de la Oficina del Regante del Gobierno de Aragón

Nacho Mantero

Miguel Ortega

Raquel Salvador

Miguel Tejero

Nery Zapata

Fecha Aragón Investiga: 01/11/2002